agua micelarCon varios algodones, combinándolo con otros productos cosméticos, arrastrando, dando pequeños toques… ¿tienes dudas de como usar el agua micelar? A continuación te damos una serie de consejos para que te conviertas en una experta ¡Descúbrelos!

Te gustará: Las mejores aguas micelares del mercado

Tabla de contenidos

Qué es el agua micelar

Es una de las novedades en cuidado de la piel, cada día más gente lo consume y se siente atraído por sus propiedades.

Aunque en un principio estaba pensado para pieles más sensibles, actualmente presenta una gran gama de variedades que se adaptan a las peculiaridades de cada uno.

¿Te suena raro el nombre de agua micelar? No te preocupes, te explicamos rápido y breve qué es.

Es una solución líquida formada por micelas, es decir, unos elementos limpiadores que se agrupan para realizar la función de adherirse a los elementos grasos y así arrastrarlos hacia el exterior.

¿Cómo funcionan esas micelas? Cuando entran en contacto con la piel se produce en ellas una apertura para recoger en su interior las impurezas y los residuos más tóxicos de la dermis.

Mientras esto ocurre el producto limpia nuestro cutis, dejándolo libre de grasa y produciendo el efecto de tónico.

Esta misión tonificante lo que hace es a parte de dar fuerza a los tejidos, mejorar el aspecto de la piel después de la limpieza.

Por eso, la mayoría de casas de cosmética se sintieron atraídas por este producto y ahora hay distintas versiones. ¿A que esperas a elegir tu favorito? El mío es este de Nezeni Cosmetics.

De esta manera, el agua micelar se ha convertido en algo insustituible en nuestros neceseres.

Cómo usar el agua micelar

aplicar agua micelar

Para utilizar adecuadamente este producto debes coger un algodón e impregnarlo bien de líquido. No temas si ves que está muy mojado, es preferible que tenga bastante solución acuosa para que así haga su efecto perfectamente.

Eso sí, procura que al aplicarlo sobre la piel no resbale sobre la misma sino que la moje sin gotear en exceso.

A la hora de usarlo debes saber que no es necesario utilizar otro tipo de productos adicionales. Está perfectamente indicado por sí solo para limpiar y desmaquillar la cara, los ojos, el cuello e incluso los labios y ni siquiera precisa de aclarado.

Quizá seas un poco reticente en aplicar este producto sobre una zona tan delicada como los labios. Muchas veces tienden a agrietarse y estar más secos de lo normal y te da temor usar cualquier líquido.

El agua micelar es perfecto para eliminar el pintalabios y que se queden limpios, suaves y frescos. ¡Te lo aseguro!

Otra zona donde también puede darte un poco de pudor pasar esta solución acuosa son los ojos. Es una zona muy delicada y lo sabemos. Cualquier cosa que se introduzca en ellos es molesta y puede hacer que nos lloren con facilidad.

Ten en cuenta que no es necesario apretar con el algodón ni frotar sobre las zonas por las que lo pasamos. Con una simple pasada consigue retirar los restos de suciedad.

Por esta razón, no es peligroso para el área ocular y tanto las sombras como el rímel se eliminarán de forma efectiva.

Si tienes una piel muy sensible puedes utilizar algún tratamiento complementario como cremas hidratantes después de aplicar el agua micelar y dejar secar la cara.

Esto formaría parte del ritual que debes seguir, pero como te decimos en la mayoría de los casos no es necesario usar otros productos.

Sigue un orden

orden aplicación agua micelar

Para limpiarte con agua micelar necesitas ser ordenada y seguir unos pasos que desde aquí creemos que son los más adecuados.

Como te hemos contado, el agua micelar es fantástico para todas las áreas del rostro. Aún así creemos que lo más recomendable es ir parte por parte para que sea más efectivo.

En primer lugar, habría que empezar por los ojos. Debemos deslizar suavemente el algodón por los párpados para retirar cualquier resto de pintura o sombra. Lo haremos desde dentro hacia el extremo, presionando con delicadeza.

¡Muy importante! Vamos a utilizar un algodón distinto para cada ojo debido a que es mucho más higiénico y así evitaremos la posible contaminación entre ambos.

Para retirar el rimel de las pestañas lo haremos desde la parte más interna hacia afuera, es decir, desde la raíz a las puntas.

El siguiente paso, sería desmaquillar los labios. Realizaremos pequeños toques con el algodón para humedecerlos y dejar así que actúe el producto. Cuando ya lo hemos hecho pasaremos el algodón sobre ellos para retirar la barra de labios.

Por último, tenemos que limpiar el resto de la cara y empezaremos -igual que en el resto de zonas- de dentro hacia afuera. Recuerda hacerlo de forma suave, sin apretar en exceso.

Si después de realizar todo este proceso nos ha quedado algo resto de pintura, podemos coger un bastoncillo de algodón y humedecerlo con agua micelar para retirar únicamente esa pequeña suciedad restante.

Y para convertirnos en unos expertos, el último detalle que queda sería el secado. Os recordamos que no es necesario aclararlo, pero si notáis que la piel se queda muy húmeda y queréis secarla rápidamente  tan solo tenéis que coger un pañuelo de papel.

Tan solo tenéis que doblarlo y aplicarlo primero sobre un lado para una mitad de la cara y después sobre el otro para la mitad restante.

Olvídate de frotar

Es muy importante la forma en que nos aplicamos un producto en el cuerpo, y más aún en la zona facial. La piel de nuestro rostro es más delicada y sensible que la del resto y por ello requiere un cuidado especial.

Cuando nos quitamos el maquillaje, por ejemplo, tendemos a frotar porque creemos que así penetrará más el gel y se eliminará la suciedad más facilmente.

Con el agua micelar la acción de frotar nuestra cara es impensable. Debido a las micelas de las que está formado tan solo necesitarás pasar el algodón para que el sebo y las impurezas desaparezcan.

Éstas moléculas tienen la capacidad de absorber hacia ellas la cantidad de suciedad que haya en tu dermis y de esta manera, son capaces de limpiar el maquillaje como si fuera un auténtico imán.

Te interesa: Cómo hacer un agua micelar casera

Mas usos del agua micelar

agua micelar

1. Limpiador de brochas y pinceles

Ya sabemos que el agua micelar es un gran limpiador facial pero, ¿servirá también para eliminar la suciedad de los productos que usamos para pintarnos? La respuesta es sí.

La realidad es que cuando lo pruebes se convertirá en tu producto favorito, tanto para la limpieza personal como para la limpieza de tus utensilios de maquillaje.

Recuerda que el agua micelar no está formado por alcohol y eso te dará grandes beneficios si utilizas la brocha para uso personal.

Eso sí, es importante que sepas que si lo lavas con agua micelar, el pincel o la brocha no podrán ser utilizados en ese momento ya que permanecerán húmedos durante un tiempo.

Lo más recomendable es que lo hagas, por ejemplo, por la noche para utilizarlos al día siguiente.

2. Para retocar el maquillaje

Sí, has oído bien. No solo sirve para desmaquillarse sino también para ayudarte a que el maquillaje quede perfecto. ¿Increible verdad?

La realidad es que este producto lo tiene todo. A la hora de maquillarnos no siempre nos queda perfecto el look a la primera, y a veces tenemos que limpiar la zona y volver a empezar

Con el agua micelar basta con humedecer un bastoncillo y retirar los imperfectos de nuestro maquillaje. Dí adios a las toallitas que en multitud de ocasiones retiran tanto lo que está bien como lo que no y ve directa al grano con esta técnica.

3. Es un gran revitalizador

Si algún día sientes que tu piel está cansada o te notas con aspecto apagado, el agua micelar te ayudará a que recupere su luminosidad.

Además, puede actuar también como anti inflamatorio y es capaz de descongestionar tus ojos hinchados si algún día lo necesitas.

Descubre aquí las diferencias entre el agua micelar y el tónico

4. Refrescarte después de hacer deporte

aplicar serum

Cuando realizas ejercicio físico, es un buen momento para utilizar el agua micelar ya que los poros de la piel se encuentran mas abiertos y por tanto, absorben mejor cualquier tipo de tratamiento.

Ahí es cuando tienes que aprovechar para limpiar tu tez, ya que podrás deshacerte de todo el sudor provocado por la actividad física y evitarás así, que la grasa penetre en tu piel.

5. Tras tomar el sol

Después de haber estado expuesto a una gran cantidad de carga solar, el agua micelar puede ser tu aliado para refrescar tu rostro y relajarlo.

El sol provoca una rojez en nuestra piel y puede llegarnos incluso a doler si tenemos la piel muy sensible. Con este producto conseguirás efecto limpiador, refrescante y calmante.

Y por supuesto, no sustituye a ninguna crema solar, que son indispensables antes de recibir cualquier tipo de rayo solar.

Te recordamos que hay muchos tipos de agua micelar para todas las variedades de pieles. Desde las más sensibles a las más grasas, en el mercado podrás encontrar la que mejor se adapta a tus condiciones.

Especialmente si tienes la piel sensible, el agua micelar será de gran utilidad para tí.

Debes tener en cuenta que la piel cuanto más limpia esté, mayor será su capacidad de absorber los nutricientes de cualquier tratamiento.

Por tanto, si vas a utilizar cremas hidratantes o ya tienes tu favorita, tienes que saber que su efecto será mayor si tu dermis se encuentra libre de impurezas.

También hemos probado estas otras opciones: Bioderma; Deliplus de Mercadona; Garnier; Avene y La Roche Posay.