Realizar una correcta limpieza del rostro es la base para que este se vea juvenil, nutrido, con hidratación y tenga un aspecto saludable. No debemos descuidar este cuidado porque es imprescindible si queremos vernos bien y sin arrugas.

La doble limpieza facial es algo que llevan utilizando mucho tiempo las mujeres coreanas para que su piel no tenga ninguna imperfección, pero lo cierto es que cada más expertos de belleza se unen a esta tendencia y lo recomiendan porque consideran que tiene grandes beneficios para la tez.

Algunas de las propiedades que pueden provocar en nuestra dermis sería limpiarla perfectamente, eliminar las células muertas y conseguir una textura más suave y una sensación al tacto más fresca.

Es muy probable que el día que escucharas lo de “doble limpieza facial” por primera vez pensarás: “¿Cómo se hace eso?”.

Si te produce curiosidad  y te apetece conocer los pasos que hay que seguir para llevarla a cabo, y además no estás muy segura de si es eficaz o no y por qué hay que realizarla, te invito a que estés atenta porque te voy a resolver todas estas cuestiones. ¡Acompañame!

Tabla de contenidos

Qué necesitas para hacer esta doble limpieza

Efectivamente, la doble limpieza facial consiste en lavarse la cara dos veces. Ni más ni menos.

Es posible que actualmente para lavar tu rostro utilices toallitas desmaquillantes, o lo hagas solo con agua o con gel del resto del cuerpo. Si lo haces así, tengo que decirte que estás ayudando muy poco a la salud de tu dermis.

Es muy importante que utilices productos de calidad y adecuados para el rostro y realices una limpieza profunda y específica para conseguir los resultados que buscas. Unas toallitas te aseguro que no te lo van a proporcionar.

Seguro que te interesa: Los mejores ingredientes naturales para lavarte la cara

limpiar-rostro

¿Cómo hacerlo? Lo primero que tienes que tener para empezar es un limpiador con ingredientes de aceite (oleoso) y otro que sea más acuoso.

No te va a costar mucho encontrarlos en el mercado cuando vayas a comprar ya que en el primero de ellos, por ejemplo, lo pone siempre en el envase que es un producto oleoso. Y el segundo, son todos aquellos en los que no pone nada.

Si tienes dudas, da la vuelta al envase y en la etiqueta tiene que poner que el primer ingrediente es el agua. ¡Ya lo has encontrado!

¿Cuál es la función de cada limpiador?

Con el limpiador de aceite lo que vamos a obtener es una limpieza de maquillaje y también vamos a eliminar la suciedad que se acumula en nuestra piel.

No te pierdas: Cómo desmaquillar la piel correctamente

Con esto vamos a conseguir limpiar en profundidad los poros para evitar que salgan los temidos puntos negros y que nos produzca acné.

Con el otro limpiador, el acuoso, lo que vamos a hacer es una limpieza más profunda o más específica según el tipo de piel que tengamos: sensible, normal, seca, grasa…

También puedes probar a hacer un limpiador para la cara en casa

¿Cómo hay que hacerlo?

No necesitas ir maquillada para llevar a cabo esta doble limpieza tan beneficiosa. Puedes hacerla tanto de día como de noche y yo te recomiendo que al menos una vez al día lo hagas si o sí.

Seguramente utilices ya el limpiador de base acuosa, por lo que te recomiendo que también uses el otro ya que conseguirás eliminar todas las impurezas y no solo el maquillaje.

Por lo tanto, de esta manera darás un paso más en tu rutina de maquillaje y marcarás la limpieza de forma muy notable. Además, no te preocupes porque no te va a quitar más tiempo del que ya destinas a limpiar tu rostro.

Estos son los pasos que tienes que seguir para realizar la doble limpieza facial de manera correcta:

  1. En primer lugar tienes que aplicar el limpiador en aceite sobre la piel seca. Hazlo con las manos, para este primer paso no hace falta ningún complemento específico. De esta manera conseguirás ahorrar producto y calentarlo con el propio calor de tu piel. también lo extenderás con más facilidad. Es útil para las pestañas, por lo que puedes usarlo sobre ellas, pero procura no frotar ya que es una zona delicada. Hazlo con movimientos suaves y siguiendo una misma dirección. Aclara todo esto con bastante agua.
  2. En segundo lugar, tienes que retirar el exceso de agua y añadir sobre tu rostro el limpiador acuoso dando suaves masajes con las manos durante un minuto. La zona de la frente, la nariz y la barbilla es muy importante por lo que debes hacer mayor incidencia en este área, que es donde tendemos a acumular más grasa y suciedad. Para secar, recuerda no frotar y dar pequeños toquecitos con una toalla limpia.
  3. Para finalizar, te recomiendo que dejes secar el rostro al aire, para una vez seco del todo puedas aplicar un tónico o una crema hidratante.

Beneficios de la doble limpieza sobre la piel

doble limpieza

Realizar este proceso tiene multitud de beneficios sobre tu piel ya que va a conseguir que tu dermis esté lista para absorber de mejor manera las cremas hidratantes que uses en el último paso del proceso y que son muy útiles para aportar una mejor textura y que tu tejido epitelial esté más saludable.

Aunque no utilices maquillaje, las expertas en el mundo de la belleza y las farmacéuticas, aconsejan que lo hagas al menos una vez al día, y así eliminar las impurezas que de manera tan invisible se van a cumulando en nuestra piel.

No te pierdas: Las necesidades básicas que tiene la tez.

Lo hacen a través de la contaminación, el sudor e incluso a través de productos como cremas o maquillajes y nos hacen daño sin que nos demos cuenta.

Notarás que la piel se queda con suavidad, sin tirantez, desaparecen las rojeces y puedes realizar la doble limpieza independientemente del tipo de piel que tengas.

Si tienes la piel grasa no tienes de que preocuparte ya que el primer paso que consiste en aplicar un producto oleoso no solo te va a quitar suciedad de la cara sino también el sebo que sobra.

¿Por qué es tan importante limpiar la cara?

Es algo que no me cansaré nunca de aconsejar ya que es imprescindible si queremos tener una piel sin impurezas, sana, hidratada y sin la aparición de acné, manchas u otras imperfecciones.

El polvo, maquillaje, residuos, contaminación… se acumulan en nuestra piel y es muy importante que diariamente realicemos una limpieza para eliminarlo y que nuestra piel no tenga una sensación opaca, sino limpia y sin la aparición de arrugas tempranas en el rostro.

La dermis de la cara es mucho más sensible que el resto del cuerpo y por eso necesita un cuidado especial y que la mimemos con productos específicos probados dermatologicamente.

También tenemos que tener en cuenta nuestro tipo de piel para poder tratarla adecuadamente.

Descubre en este post si estás cometiendo algún error al limpiarte la cara.

Y no te olvides de la zona de los ojos. Su piel es extremadamente sensible y muy fina y necesita un cuidado aún más especial que el resto de la cara.

Es la zona donde más puede sufrir nuestro tejido epitelial y eso se ve reflejado en la aparición de bolsas, ojeras, arrugas… por lo que utiliza productos adecuados para los ojos y mímalos ya que son muy fáciles de irritar.