A la hora de lavar la cara, no todo vale. No es tan sencillo como coger una pastilla de jabón y hacer una rápida espuma, sobre todo si tienes ciertos problemas de piel. Sin embargo, encontrar el mejor limpiador facial te ayudará a tratar las zonas problemáticas que puedas tener.

Hay diferentes tipos y fórmulas a tener en cuenta, así como ingredientes que pueden beneficiar a tu piel cuando te lavas la cara cada día.

En Cuidado y Estilo hemos analizado una gran variedad de limpiadores faciales para descubrir cuáles son los que mejor limpian la piel en profundidad, independientemente de tu tipo de cutis o de tu presupuesto.

Sigue leyendo y encontrarás información clave sobre cómo elegir el mejor limpiador para tu cara, así como un completo análisis de nuestros productos favoritos.

Tabla de contenidos

Ranking de los 5 mejores limpiadores faciales del mercado

Nezeni Cosmetics Limpiador Bifásico

limpiador bifasico nezeni

Nezeni – El mejor limpiador Haz clic en la imagen para ver el precio.

El mejor para acabar con todo el maquillaje, la suciedad y cualquier partícula que tenga tu rostro, este asequible hallazgo de elaboración española nos encanta por su doble limpieza en un solo paso.

Sí, su fórmula natural de dos fases -una acuosa y otra grasa- se encuentra repleta de activos que respetan tu barrera cutánea y el pH de tu tez.

Activos como el aceite de germen de trigo que, además de llevarse por completo los pigmentos más rebeldes, deja la piel nutrida, suavizada y protegida gracias a su alto contenido en vitamina E.

Con la ayuda del ácido salicílico conseguirá limpiar todos los poros en profundidad, reducir cualquier inflamación y realiza una suavísima exfoliación.

Y también contiene bakuchiol, que seguro lo reconocerás por ser el análogo vegetal del retinol, con poder anti-inflamatorio, regulador del exceso de grasa, y anti-bacteriano, perfecto para los cutis con tendencia al acné.

La niacinamida y la vitamina C son grandes antioxidantes que además van a ayudarte a luchar contra el tono irregular y la opacidad.

La acción de los lípidos de oliva, muy similares a los de nuestra propia piel, nutre, suaviza y fortalece la piel, y la reponen de los ácidos grasos perdidos con el paso del tiempo.

Es una gran opción para la limpieza de todo tipo de cutis, incluidos los sensibles y grasos, ya que es un producto hipoalergénico y no comedogénico -lo que significa que no obstruirá tus poros-.

Solo obtendrás una limpieza total de todas las áreas del rostro. ¡Y con el mínimo esfuerzo de tu parte!

Pero lo que es igualmente interesante es lo que deja fuera de la formulación: productos químicos dañinos, sulfatos, parabenos, colorantes, siliconas…

Incluso han simplificado los conservantes para que no causen ningún tipo de problema cutáneo en su uso a largo plazo, por esta razón el limpiador -y el resto de productos- tiene una fecha de uso de 2 años, incluso con el envase cerrado.

¿Prefieres otras texturas? Entonces tienes que probar la leche limpiadora, el aceite o el agua micelar de la marca Nezeni, con las que conseguirás grandes resultados también.

Lo que más me gusta de este limpiador bifásico es lo limpia y confortable que deja mi cara en tiempo récord. ¡Y lo mucho que cunden sus 200 ml!


iS Clinical Cleansing Complex

limpiador is clinical

iS Clinical – Para la piel grasa Haz clic en la imagen para ver el precio.

Si te gusta la textura de los limpiadores en gel, y además quieres algo que exfolie suavemente, este limpiador suave de iS Clinical es la mejor solución.

Funciona para todo tipo de pieles, aunque es más recomendable para los cutis grasos, y no contiene sulfatos ni ftalatos, aunque su fórmula no es del todo natural.

La corteza de sauce de la fórmula -una forma natural de ácido salicílico- ayuda a equilibrar la producción de grasa, exfolia con suavidad y cierra los poros.

La inclusión del ácido salicílico también hace que sea excelente para la piel propensa al acné, ya que limpia en profundidad los poros y reduce la inflamación derivada.

La caña de azúcar -es decir, una fuente de ácido glicólico natural- también ayuda a renovar la capa superficial de la piel.

Además, los antioxidantes de la fórmula derivados de la centella asiática protegen la piel de los factores de estrés ambiental, a la vez que la iluminan.

Las vitaminas A, E y C están en muy baja cantidad, aunque son siempre una buena adición.

Los resultados son bastante aceptables, deja el rostro limpio y fresco sin rastros de brillos, grasa o sequedad.

Viene en un formato de 180 ml y uno más pequeño de viaje de 60 ml, pero nos parece que tiene un precio excesivo, ambos.

Sobre todo si tenemos en cuenta que los activos mencionados, aunque beneficiosos, no están del todo concentrados.

Y que hemos encontrado phenoxyethanol, ese conservante que no nos gusta un pelo por sus efectos secundarios.


Fresh Limpiador con Soja

limpiador fresh

Fresh – Para la piel sensible Haz clic en la imagen para ver el precio.

Podría decirse que las personas con piel sensible son las que lo tienen más difícil en cuestión de limpieza.

Dado que la dermis puede reaccionar de forma adversa a determinados ingredientes -sobre todo los químicos-, es importante leer las etiquetas y excluir los limpiadores demasiado agresivos, como los sulfatos.

Un buen punto de partida es este limpiador con soja de la marca Fresh, perfecto para las pieles muy sensibles.

Limpia suavemente a la vez que deja la piel tonificada e iluminada.

Tiene una textura de gel, que normalmente diríamos que es demasiado dura para la tez sensible, pero ésta es ligera y se siente fresca y calmante.

Atribuyo esa sensación a la combinación de proteínas de soja, que mantiene la piel suave gracias a su alta concentración de aminoácidos, y al extracto de pepino y el agua de rosas, que hidratan y calman.

Elimina todos los restos de maquillaje sin resecar la piel, todo lo contrario.

Funciona básicamente para todo tipo de pieles, incluidas las sensibles o las secas.

El limpiador de Fresh es uno de los más vendidos en Sephora, y cuenta con seguidores de culto en el mundo de la belleza. Sin embargo, no es para todos los bolsillos.

Está disponible en tres tamaños diferentes, de 50, 150 y 400 ml, y nos gusta el envase dosificador. Pero los 150 ml en Amazon superan los 60 euros.

Su relación calidad-precio es nefasta.


The Ordinary Squalane Cleanser

the ordinary limpiador

The Ordinary – Con escualeno Haz clic en la imagen para ver el precio.

Este suave limpiador comienza con una consistencia de bálsamo, que pronto se funde en una formulación lujosa similar a un aceite cuando se calienta entre las manos.

Con ingredientes hidratantes como el escualeno, que es beneficioso para la mayoría de los tipos de piel, es un buen producto para empezar una rutina de cuidado de la piel.

El escualeno es un ingrediente muy versátil lleno de beneficios para la piel: impide que la humedad se vaya de la dermis, ayuda a restaurar la función de barrera natural y mantiene lo bueno dentro.

Está formulado para ser un «todo en 1», eliminar suavemente el maquillaje, las impurezas y la grasa extra, dejando la piel suave, más firme e hidratada.

Tiene un pH de 5,50 – 6,50, no tapona los poros, no contiene jabón, es vegano y no está testado en animales.

También nos encanta el hecho de que esté disponible en una versión de 150 ml, perfecta para quienes no queremos quedarnos sin limpiador a los pocos meses.

The Ordinary Squalane Cleanser no se caracteriza por ser un buen desmaquillante, así que es posible que no pueda con un rostro completo, o los ojos, sobre todo si llevas máscara de pestañas waterproof.


Kiehl’s Ultra Facial Cleanser

kiehls limpiador

Kiehl’s – Para la piel seca Haz clic en la imagen para ver el precio.

Para quienes tienen la piel seca, muy seca o deshidratada, esta opción de Kiehl’s es una buena elección.

Comienza como un líquido y pronto forma una espuma ligera, aunque no es el tipo de limpiador espumoso que reseca la piel.

Su formulación incluye ingredientes diseñados para las pieles secas o sensibles, como el escualeno, la vitamina E y el aceite de aguacate, muy hidratantes y nutritivos.

En lo alto de la lista se encuentra un glucósido derivado del azúcar que produce una deliciosa espuma sin los efectos secantes de un agente espumante más químico.

También está la glicerina, un humectante natural que ayuda a fijar el agua a la piel y da al gel una agradable consistencia deslizante.

Por último, además de los emolientes mencionados, el aceite de albaricoque ayuda a proteger la barrera de la piel y a mantener el equilibrio del pH.

Solo necesitarás utilizar un poco de este limpiador, ya que sólo se necesita una pequeña cantidad del tamaño de un guisante para dejar el rostro limpio y fresco.

Esta formulación sin fragancia tiene un olor natural suave, aunque no agradable.

La mejor parte de Ultra Facial Cleanser de Kiehl’s viene después de haberlo aclarado, cuando experimentas una sensación placentera.

Lo peor es que no es barato; sobre todo si consideramos que aunque funciona bien, tampoco tiene nada de especial. Y que además viene en un formato de 150 ml.

Funciona bien, pero como valoramos todas las características de los limpiadores, nos quedamos con nuestro número 1 que es el de Nezeni Cosmetics.


¿Qué tipos de limpiadores faciales existen?

Realmente hay un sinfín de opciones disponibles a la hora de comprar un lavado de cara, y será una preferencia personal basada en tus necesidades individuales.

  • Las aguas micelares son una buena opción para quienes buscan limpiar rápidamente la piel desnuda. No las recomendaríamos como una opción para aquellos que buscan eliminar una cantidad considerable de maquillaje o SPF facial.
  • Los aceites limpiadores son ideales para eliminar el maquillaje de los ojos, ya que el aceite elimina rápidamente las máscaras y los delineadores resistentes al agua.
  • Los limpiadores en gel son un buen punto intermedio entre los micelares y los aceites, y suelen funcionar bien en la mayoría de los tipos de piel para eliminar el maquillaje y la suciedad.
  • Las leches y los bálsamos limpiadores son más adecuados para quienes tienen la piel seca o sensible por sus fórmulas hidratantes.
  • Los limpiadores en espuma, que en el pasado causaron un poco de controversia por agredir innecesariamente la piel, ahora tienen fórmulas mucho más amables e hidratantes y son ideales para una limpieza ligera.

Lo que debes buscar en un limpiador para la cara

Para qué tipo de piel está recomendado

Para quitar lo más obvio primero: Elige un limpiador apropiado para tu tipo de piel.

Si eres un autoproclamado gurú de la belleza, puede que pienses: «Lógico». Pero, según nuestra experiencia, la mayoría de la gente no tiene ni idea de cuál es su tipo de piel cuando se le pregunta.

Si no tienes ningún problema, como acné o tez seca, lo más probable es que hayas sido bendecida con una piel «normal». Pero para quienes tienen problemas más complicados -como la sequedad excesiva que provoca tirantez y descamación, o las imperfecciones derivadas de la tez grasa- las cosas no son tan sencillas.

Debes tener en cuenta los ingredientes y la textura de tu limpiador, eligiendo uno específico para tu tipo de piel seca, grasa, propensa al acné, sensible o mixta.

Textura

Una vez que hayas averiguado tu tipo de piel, ten en cuenta la textura del limpiador.

Las pieles secas necesitan lavados faciales cremosos, como bálsamos o leches limpiadoras, o limpiadores en aceite para remediar la piel dañada, mientras que los cutis grasos y con tendencia al acné deben optar por texturas de espuma o gel, que absorberán el exceso de grasa.

A veces, las pieles grasas también se benefician de los aceites limpiadores, porque, aunque no lo creas, el aceite atrae a la grasa, lo que deja la tez equilibrada.

Las pieles sensibles deberían utilizar algo más cremoso, ya que probablemente será menos áspero e irritante para su ya frágil tez.

Los bifásicos son perfectos para todo tipo de piel, ya que tienen lo bueno del aceite y lo bueno del agua.

Los mejores ingredientes

Los ingredientes que necesitas dependen de tu tipo de piel. Para la mayoría de las personas, una buena regla general es elegir algo que sea «libre de aceites o no comedogénico», lo que significa que no obstruirá los poros.

Si tu piel tiende a ser seca, también debes buscar ingredientes como las ceramidas, el aceite de germen de trigo y el ácido hialurónico para retener toda la humedad posible.

También pueden ser útiles ingredientes secantes para tratar el acné. Sin embargo, las pieles grasas y con tendencia al acné son las que más se benefician de los ingredientes exfoliantes, como el ácido salicílico, el ácido glicólico o los alfa-hidroxiácidos.

Éstos eliminan la grasa, los residuos y la suciedad acumulada en los poros, que pueden causar acné.

Las pieles sensibles deben evitar los productos agresivos y centrarse en ingredientes calmantes como el aloe vera, el pepino o la arcilla.

Y por supuesto, la fórmula debe ser respetuosa con la dermis y no alterar demasiado el pH cutáneo para evitar problemas mayores.

¿Qué puede eliminar un limpiador facial?

Los limpiadores están diseñados para eliminar la suciedad y las impurezas de la piel, así como todo lo que hayas aplicado en ella durante el día.

También es posible que quieras tener varios tipos diferentes de limpiador dependiendo de si estás eliminando el maquillaje del rostro, de los ojos, o simplemente estás limpiando la piel desnuda.

¿Con qué frecuencia debes lavarte la cara?

Existen recomendaciones contradictorias sobre la frecuencia con la que debes lavarte la cara cada día. La recomendación más común, que existe desde hace décadas, aconseja lavarse la cara por la mañana al levantarse y por la noche antes de acostarse.

De este modo, puedes empezar y terminar el día con la cara limpia.

Sin embargo, las nuevas corrientes de pensamiento sugieren que sólo deberías lavarte la cara una vez al día, idealmente antes de acostarte.

Esto te permitirá eliminar cualquier maquillaje o SPF que hayas aplicado, así como cualquier impureza que se haya acumulado durante el día. Lavarse la cara una vez al día puede ser especialmente beneficioso para quienes tienen la tez seca o sensible, ya que evita que la piel se despoje de sus aceites naturales dos veces en un día, cuando puede no ser necesario.

En última instancia, sin embargo, eres tú quien decide la frecuencia con la que crees que debes lavarte la cara en función del tipo de piel que tengas.

Con esta guía ya estás preparada para elegir el mejor limpiador para tu cara, y ahora seguro que consigues lucir piel bonita y sana independientemente de cuál sea tu tipo de cutis.